Wisława Szymborska

A través de la poesía de Wislawa Szymborska y de la colección de arte contemporáneo de la Fundación Valentín de Madariaga, se propone al visitante dejarse llevar por un poema de sensaciones, en el que encontrar esa nueva visión de sí mismo y de su relación con la naturaleza en tan sólo un instante.

El texto completo de la poetisa es el que sirve como hilo conductor de las obras y el recorrido:

 

Camino por la ladera de una verdeante colina.

Hierba, florecillas en la hierba,

como si fuera un cuadro para niños.

Un neblinoso cielo ya azulea.

Una vista sobre otras colinas se extiende en silencio

 

Como si aquí nada hubiera de cámbricos, silúricos,

ni rocas gruñéndose las unas a las otras,

ni abismos elevados,

ninguna noche en llamas

ni días en nubes de oscuridad.

 

Como si no pasaran por aquí llanuras

en febriles delirios,

en helados temblores.

 

Como si sólo en otros lugares se agitaran los mares

y desgarraran las orillas de los horizontes

 

Un bosque que aparenta un bosque por los siglos de los siglos, amén,

y en lo alto unos pájaros que vuelan en su papel de pájaros que vuelan

 

Hasta donde alcanza la vista, aquí reina el instante.

Uno de esos terrenales instantes

a los que se pide que duren.

La poesía de la nobel es definida por F. Savater como “reflexiva, sin engolamiento ni altisonancia, de forma ligera y fondo grave, directa al sentimiento pero sin chantaje emocional”. Éste es el tono de la exposición que aquí presentamos.

——————————–

Biografía:

Poeta y ensayista polaca nacida en Kórnik, Poznan, en 1923. Vivió en Cracovia desde que su familia se trasladó allí en 1931. Estudió Literatura Polaca y Sociología en la Universidad Jagiellonian, dedicándose desde entonces al ejercicio literario.

Con su primera publicación “Busco la palabra” en 1945, seguida de “Por eso vivimos” en 1952 y “Preguntas planteadas a una misma” en 1954, logró situarse en los primeros planos del panorama literario europeo. “Apelación al Yeti” en 1957, “Sal” en 1962,”En el puente” en 1986, “Fin y principio” en 1993 y “De la muerte sin exagerar” en 1996, contienen parte de su restante obra.

Fue galardonada con importantes premios, entre los que se destacan, Premio del Ministerio de Cultura Polaco 1963, Premio Goethe 1991, Premio Herder 1995 y Premio Nobel de Literatura 1996. Recibió además el título de Doctor Honorífico de la Universidad Adam Mickiewicz en Poznan, 1995.

Falleció el 1 de febrero de este año de 2012.